"Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie. Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento." Santiago 1:5-6 NVI

Cuando necesitamos algo siempre vamos al lugar o la persona que tiene lo que necesitamos. Dios es un Dios Omnisciente, todo lo sabe, todo lo conoce, Él es fuente de sabiduría. Así que ¡quien mejor que Dios para pedirle sabiduría!

Ahora bien, cuando pedimos algo debemos entender que podríamos estar bloqueando el fluir de lo que recibimos si no creemos que es posible. La duda es un agente bloqueador de bendiciones, es un vacilón. ¡No vaciles!

Nuestro Abba Padre no está aquí para perder el tiempo y no vacila, no duda en bendecirte pero si tú lo haces Él se alejará y perderás todo lo que tiene para tí! El Apóstol Pablo nos dice en el libro de Corintios que "sus promesas son en Él sí y amén". Dios no vacila, no duda, no se contradice.

Fortalece tu fé con la palabra viva de Dios, aliméntate con Su amor y refuérzate con su Santo Espíritu.

Declara hoy: Vivo por fé no por vista. Creo en las promesas que Dios ha hablado a mi vida. Creo que Dios es soberano. Mi fe se fortalece en ti mi Abba.

Pastora Lissandra Colón-Vélez -- Iglesia Transformación Sobrenatural, Gainesville, Florida