Me gustaría compartirles un poema que escribí y que representa lo que siento por nuestro Padre Celestial en este momento.  

Sanaremos

Más que un encuentro es una bendición,
recibir tu calor y tu amor día  y noche,
invocándote en mi oración y en mi camino,
sana mi corazón y permite que se abra siempre,
para quién más lo necesite.


Logra romper esas ataduras y angustias,
repasemos tus enseñanzas reveladoras,
ampliemos las fronteras del perdón,
depositando nuestra Fe en tu oración.


Es el momento de poder comprender,
que eres Tú nuestro único remedio,
que el amor incondicional que nos rodea,
nos alcanzará para librar nuestro destino final.


Estoy atravesando un momento en mi vida muy particular. Quiero poder estar a la altura de las circunstancias y comprendo que tengo que confiar únicamente en la Gloria de Jesús. Este poema me ayuda a seguir por el camino que tanto anhelo: construir desde el arte. Será entonces necesario que ponga mis manos al servicio de Dios para poder llegar a quien más lo requiera.