Dios Padre mío, he decidido seguirte, creerte, defenderte en el lugar en dónde estimes conveniente. Todo aquel que dude de tu existencia pues tu existencia les demostraré con hechos y palabras que Tú Padre mío pondrás en mi boca, mi mente y mi corazón.

He cometido muchos pecados y errores, y lo asumo porque Tú lo sabes perfectamente mejor que yo. Con esta carta de compromiso me arrodillo ante tí, perdóname, ayúdame a no cometer los mismos errores, a través de esta carta yo digo:

Adiós a todo mal que quiera intervenir mi fe y mi felicidad de tenerte a tí completamente. Si en este mundo hay un Dios, un hombre poderoso más allá de lo que nuestros ojos puedan ver, ese eres Tú y nadie más que Tú, guíame, trae a mí cada palabra que quieras que aprenda y/o que quieras que diga en el lugar y en el momento que Tú desees correcto sea el idioma que sea, porque Tú me creaste y te voy a recompensar así como tú me has recompensado a mí. 

Padre mío, trae a mí toda palabra escrita en tu libro y las leeré con paciencia y dedicación, trae a mí toda alabanza que quieras que te cante y la cantaré con fe en tí. Pues mi vida está escrita en tu libro y no puedo hacer nada contra tu voluntad.

Cada mensaje que quieras que yo escuche y/o lea, traerla a mí a través de una persona, de una señal, de una alabanza o como Tú lo estimes conveniente y escucharé ese mensaje con atención. 

Yo. Tu hijo(a) enviado(a) a este mundo con más de un propósito, estoy dispuesto(a) a recibir cada mensaje que me envíes, a cantar cada alabanza que quieras que te cante, a los cambios que se presenten en mi vida pues Tú estás conmigo y eso es lo más importante, acepto recibir tu Espíritu Santo, acepto recibir tu Sabiduría. Todo lo que Tú quieras que acepte, ahora lo digo: "Acepto" . 

Dios Padre mío, esta carta es para tí, recibirla y también es un compromiso desde lo más profundo de mi corazón y así será.

Querido hermano, querida hermana, lo que acabas de leer es una carta que yo he escrito para Dios en el momento en que lo acepte definitivamente en mi vida, y como acabas de leer, la he convertido en una carta para que cualquier persona con tal de  solamente leerla, ya habrán aceptado a Dios en sus vidas , incluso tú acabas de aceptar a Dios definitivamente. 

Nunca olvides que Dios te ama y que está muy orgulloso por lo que acabas de hacer y por lo que muchas otras personas harán. Dios te está esperando a ti y a todos, muchas gracias por darte el tiempo de leer la carta hasta el final. Dios te bendiga a ti y a tu familia hoy, mañana y siempre . Amén