21 días de intercesión por nuestras esposas 

20° día de reflexión “Estamos casi en la Recta Final” Jeremías 1.16 

1. Entrada: Estamos terminando esta campaña de intercesión por nuestras esposas, Dios no pasará por alto este camino, que seguramente, deberá ser repetido individualmente por quienes entiendan la importancia de pensar cómo pasar los mejores momentos con nuestra esposa con la ayuda de nuestro Señor y salvador, quien nos levanta para cambiar el clima y el ambiente de nuestro hogar.

2. Avance: El devocional no es la finalidad, lo que se active en nuestras vidas a partir de esta campaña, necesita ser sostenido con sabiduría y temor del Señor.

En la campaña caminando con fe, había fijado unas premisas: “Si siembras un pensamiento, cosecharás una acción (acto - hecho); si siembras una acción, cosecharás un hábito; si siembras un hábito, cosecharás un carácter; si siembras un carácter, cosecharás un destino” Charles Read (1814-1884). Caminar en fe, nos posiciona en el acto de fe, para sembrar, en cambio, esta campaña, nos sitúa en el pensamiento de lo que más amamos, Dios y nuestra esposa, también los hijos, los hermanos, los compañeros, etc., pero para lograr un hábito, se necesita triplicar diariamente esta campaña, es tiempo de cosechar actos, hechos, acciones concretas con nuestras esposas y en la intimidad con Dios hasta generar un hábito que dará el verdadero carácter y un inmejorable destino. Alguien dijo que el “hábito no hace al monje”, pero permítame aclararle algo, lo destaca. Nadie puede decir, que no es un monje.

Un Dios justo tiene en cuenta la maldad. ¿Sabes en qué consiste la maldad? Si, ya sé que todo lo que tiene que ver con lo malo, las tinieblas, etc., genera maldad, pero me refiero a la maldad, que refiere el pasaje, porque lo que siempre describimos como maldad es la consecuencia a la verdadera maldad. El vs. 16 dice “… los que me dejaron,” es decir, los que se apartaron de Dios. ¿Pero cómo es esto? Muy simple, si te alejas de la luz, vas directo a la oscuridad. En las tinieblas crees estar en el buen camino y adoras a un dios, pero no es tú Dios: ¿A quién estás adorando, entregando ofrendas y sacrificios en las tinieblas? Allí hay dioses extraños, sin embargo, en nuestro alejamiento a Dios, pasamos al espíritu de maldad, ahí, sin saber, adoramos las obras de sus manos.

Piensa, si te enojas pierdes, claro, porque entras en tinieblas y ahí hay confusión. Si te alteras, no puedes pensar. Si te callas ante una frustración te dolerá la cabeza y luego alguna parte de tu cuerpo, debes hablar, pero con la persona adecuada. Tu Dios verdadero y real, quien te creo y quien te llama, te anhela, pero si no oyes y vas a los manos chantas, o le pides a sanespedito o cualquier curroandero para que te saquen el gualicho. La maldad, te ciega y luego quedas a expensa de cualquier manipulador que te lleva a la muerte, si él no lo hace antes, la justicia de Dios te matará. Por esto Dios en La Palabra llega a la recta final y te da una última oportunidad (Deuteronomio 30.15-20). ¿Qué elijes tú? Apartarse + no oír + extraviarse + inclinarse a dioses ajenos + maldad + oscuridad = Muerte.

Es que yo lo pienso todo, pero no puedo entender a mi mujer, me sale con cada una, que me pierdo. Es que son distintos. El hombre es el intelecto; la mujer es la emoción. La emoción debe aconsejar nuestro intelecto, y el intelecto debe guiar nuestra emoción. Hay un complemento perfecto entre tú y la mujer con quien te casaste.

3. Enseñanza: El devocional no es lo importante, tú si lo eres y lo que hagas a partir de ahora, es fundamental para lo que viene por delante, sé que también eres una buena persona, que elijas una y otra vez la vida, porque amas a Dios, andas en sus caminos y guardas sus mandamientos, por esto el Señor te bendice en la tierra, con esposa, hijos y ministerio para bendecir a otros.

Amar a Dios + escuchar su voz + seguir sus pasos = Vida + prolongación de días + disfrute de tu esfuerzo. La recta final es una etapa, elegir lo mejor es el desafío, sostenerlo es continuar con lo nuevo que vendrá en preparación, concreciones, liderazgo, ministración y soberanía de Dios en la tierra. Gloria al Señor por los siglos de los siglos.

4. Reflexión: “La felicidad es el resultado del esfuerzo. La ausencia de esfuerzo genera frustración.” Es curioso, mientras más entrenamos, mejor lo podemos hacer. Si amas lo que haces va ser difícil que fracases. Lo que permanece se logra con paciencia, aunque con frecuencia debemos aprender a esperar, para hacer lo correcto, en el momento adecuado. En ocasiones implica trabajo, pero nos ayuda a enfrentar nuestros temores y defectos, vestirnos de humildad para ver nuestras debilidades y fortalecernos en el Señor, crecer, madurar para lograr la actitud correcta frente al amor de nuestras vidas.

5. Oración: Entro a tu presencia Señor para pedirte que bendiga a los líderes varones de fe que se están preparando espiritualmente, para lo que harán en tu obra, que los uses con unción de lo alto, que les des palabra, de vida y bendición para ministrar a las personas que tu preparas. Que lo que ellos profeticen se cumpla; a quienes ellos impongan manos les alcance tu unción y que usen bien la palabra de verdad. Multiplica sus dones, que generen ideas y tengan la habilidad de gestionarla y ponerla en funcionamiento. Que estén entusiasmados en tus cosas y logren alcanzar a quienes tú estás llamando. Imploro esto en el nombre de Jesús.

Que la relación que tengan con sus esposas vaya en aumento de mejor a mejor, de extraordinario a extraordinario, de excelencia en excelencia, complementándose unos a otros y mejorando en la comunicación, las acciones mutuas y reprendo toda potestad de violencia, enojo o mal trato en el nombre de Jesús. Solo tú reinas en su hogar, solo tú tienes la autoridad sobre ellos, gobiérnalos para que se manifiesten en humildad y sabiduría y también Señor, frena todo espíritu de enfermedad, debilidad y dolencias se seca la fuente de todo trabajo o mal que pretenden hacerles. Señor, de todo te daremos la gloria a ti, tu nos diste la fuerza para lograr esto y tu la voluntad para terminarlo. Amén!!!

6. Acción: Hagan el devocional juntos y pregúntale a tu esposa, lo que ella quiere alcanzar en este año y oren por ello, luego, sobre lo que han orado, agrégale tu deseo y en las próximas semanas se lo comentas en otro devocional con ella y oran juntos por eso. Dios los bendiga grandemente.